Inicio > Escuelas de Equitación > Estudio de Gestión

Estudio de Gestión

Print PDF

Desarrollo del Curso

  • Requisitos
  • Recursos
  • Estudio económico
  • Ingresos
  • Gastos
  • Seguridad
  • Descargar todo el estudio

     

    Objetivos

    Actualmente el mundo del caballo, en cuanto a la equitación deportiva se refiere, es una incógnita para la mayoría de los ciudadanos. La actividad física como ocio y práctica deportiva lleva a los organismos públicos a tratar de planificar y desarrollar el mayor número posible, en cantidad y calidad, de los mismos. Hoy muy pocos Ayuntamientos han profundizado en el mundo del caballo, quizás por la complejidad que conlleva el trato con los seres vivos. Por otra parte, la equitación se practica casi exclusivamente en Clubes o Picaderos privados, donde la formación –salvo excepciones- deja mucho que desear.

    Siempre ha sido un compromiso de las personas que tienen responsabilidad en el gobierno de los ciudadanos, acentuado aún más en nuestros días, el fomentar hábitos saludables de vida. Todos los deportes cumplen este requisito, pero la equitación tiene una ventaja sobre el resto de ellos: se practica con un ser vivo, con las ventajas que supone en cuanto a la formación de la personalidad y del carácter.

    Está demostrado que la práctica de la equitación hace a las personas más reflexivas y ayuda en gran medida a las que tienen pequeños problemas de personalidad y carácter.

    Con la creación de una Escuela Municipal de Equitación se conseguiría que el caballo y todo lo que le rodea, tanto en lo que refiere a su conocimiento como ser vivo y a la práctica de las múltiples modalidades o disciplinas que se pueden practicar con él (doma clásica, salto de obstáculos, CCE, raid, enganches, doma vaquera, trec, volteo, …) fueran conocidas por los ciudadanos de a pie. De lo anterior se deduce que esta Escuela Municipal de Equitación se plantearía como objetivo el fomento y desarrollo de la práctica de la equitación como deporte y ocio. Para cumplir estos objetivos se debería facilitar el acceso al conocimiento de la equitación a todos los ciudadanos que quisieran profundizar en el mundo del caballo.

    Inicialmente, la Escuela debería arrancar con unos medios materiales y humanos mínimos que le permitieran dar un servicio con el coste más reducido posible, a la espera del impacto que dicha oferta tuviera en la ciudadanía.

    Posteriormente, estos medios se irían incrementando en proporción a la demanda, de forma que la inquietud de cualquier alumno potencial se viera inmediatamente satisfecha. Se adjunta documentación al respecto donde se contemplan tres alternativas con los costes aproximados.

    Algo que tendría un gran impacto en los ciudadanos sería sin lugar a dudas la creación en el marco de la Escuela Municipal de un Poni Club. La experiencia nos enseña que estos centros cuentan con una gran aceptación entre los pequeños por ser el poni un animal de tamaño más proporcionado al del niño, y más fácil su manejo, siendo cuna de grandes jinetes. De hecho, la mayoría de los grandes jinetes actuales proceden del mundo poni.

    En horarios fuera de las clases de niños se pueden incluir dentro de las ofertas de la Escuela otro tipo de actividades como clases para adultos y madres, paseos a caballo, cursos de otras disciplinas hípicas, cursos de jueces, cursos de técnicos Deportivos, etc. Independientemente de esto, las instalaciones de la Escuela podrán también servir para albergar competiciones de distintas disciplinas y niveles. Para las federaciones hípicas son muy importante la formación de sus técnicos o/y jueces, y sería muy interesante, en función de sus medios, tenerla presente como Centro de preparación para aquellas personas que quisieran acceder a las titulaciones de Técnicos. Al cabo del tiempo, la Escuela podría albergar en sus instalaciones un Centro de Formación de Profesional Ocupacional para la impartición de cursos relacionados con el caballo y su entorno. Igualmente, caso de que se creen titulaciones ecuestres (Formación Profesional Específica, Diplomaturas, Licenciaturas, etc.), la Escuela serviría de marco ideal para la práctica y desarrollo de la equitación.

    Las actividades que se desarrollen en la Escuela tendrán un carácter prioritario sobre las de Club. Este tema es importante ya que las cuadras que estén libres podrán utilizarse para albergar caballos en régimen de pupilaje o fruto por pensión.

    Durante los tres meses en que permanecerá inactiva la Escuela (julio, agosto y septiembre) se podrán impartir Cursos intensivos de aproximadamente dos semanas de duración, y con horario flexible. Estos Cursos, además de profundizar en la técnica de la equitación, podrían abarcar otro tipo de contenidos como clases de inglés, manualidades, etc.

    Para lograr que a las clases de equitación tengan acceso el mayor número posible de alumnos es prioritario conseguir la mayor financiación posible de las mismas, becando parcial o totalmente a los menos pudientes.{jcomments off}

     

    Fundación de Equitación de Base [FEBA]